El corto-circuito del arte

 
Lejos de encumbrar y glorificar las obras de arte y los artistas, incluyéndolos además en una lógica capitalista de mercados sin sentido, el arte debe entenderse como algo natural, innato y humano.

La Tabacalera facilita el contacto directo entre artistas y su audiencia a partir de las obras como objetos inspiradores de diálogos. Las transacciones económicas dentro del centro no están permitidas. Redimensionando el circuito del arte, el centro promueve entender el arte como una creación del artista en la que su entorno ha colaborado de forma directa o indirecta, que es a su vez el que disfruta y valora su obra.

Anuncios